La gran variedad de tipos hace que cada paciente sea único. Los síntomas y signos de la enfermedad son muy variables, como también la evolución de la misma.


A pesar de la gran variabilidad existen, a grandes rasgos dos tipos :